Nobel para Gore y su cruzada ecológica

Compartió el premio con el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU, que integra un científico argentino
Hugo Alconada Mon
(0)
13 de octubre de 2007  

WASHINGTON.- Al Gore, el ex vicepresidente de Estados Unidos que desde su polémica derrota electoral a manos de George W. Bush en 2000 se dedicó a promover la conciencia ambiental alrededor del mundo, y el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, fueron galardonados ayer con el Premio Nobel de la Paz.

El presidente del Comité Noruego del Nobel, Ole Danbolt Mjoes, fundó la decisión en los "esfuerzos" de Gore y el IPCC "por obtener y difundir un conocimiento más amplio sobre los cambios climáticos causados por el hombre y cimentar las bases para tomar medidas necesarias para la lucha contra estos cambios", lo que fue interpretado por muchos como un nuevo golpe por elevación a Bush.

La elección causó amplios elogios para el IPCC, la red de científicos que integra el argentino Osvaldo Canziani y en la que trabajan otros 40 expertos de nuestro país desde 1988, junto con colegas de otros 129 países, pero provocó también polémica en el caso del galardón a Gore (ver aparte).

Ganador también este año de los premios Oscar y Emmy por el documental Una verdad incómoda, sobre los cambios climáticos que afectan al planeta, los norteamericanos se preguntan si Gore volverá a pelear por la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de 2008. Debería en ese caso enfrentarse en la interna con Hillary Clinton, la esposa de su ex jefe, Bill Clinton.

Gore felicitó al IPCC, agradeció al Comité del Nobel y señaló que se está ante una verdadera "emergencia planetaria" y que se debe "responder rápidamente". Esquivó las preguntas que los periodistas le gritaban sobre un posible retorno a la política partidaria.

Bush, su rival de entonces, no lo llamó ayer para felicitarlo, aclaró uno de sus voceros, Tony Fratto, que comentó que "por supuesto" que el presidente estaba "feliz" por Gore. "También está feliz por el panel internacional de científicos con el que compartió el premio. Obviamente es un reconocimiento importante", dijo.

En Nueva Delhi, el presidente del IPCC, el indio Rajendra Pachauri, expresó su esperanza de que el premio genere un "sentimiento de urgencia" ante el calentamiento global. Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, dijo que la contribución de Gore "ha despertado la conciencia de todo el mundo" y que su labor "es una inspiración para políticos y ciudadanos por igual". Se sumó así a los tantos líderes mundiales que recibieron con beneplácito la noticia, empezando por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Sin embargo, la elección también cosechó críticas del sector de la Academia que duda sobre las causas y el alcance real del calentamiento global. "Al Gore no entiende la ciencia necesaria sobre el cambio climático o deliberadamente la tergiversa", acusó el presidente del Instituto del Corazón de la Tierra, Joseph Bast, foro conservador que niega que haya una crisis ecológica mundial.

El Comité del Nobel dejó en claro que piensa lo contrario. Dijo que Gore es "probablemente el individuo que más ha hecho por crear una comprensión mundial de las medidas que deben ser adoptadas" para detener el calentamiento global, y lo premió junto con el IPCC, de perfil más bajo, pero de trabajo más perseverante, global y riguroso. "A través de los informes científicos que ha emitido durante las últimas dos décadas, el IPCC ha creado un siempre creciente e informado consenso sobre los vínculos existentes entre las actividades humanas y el calentamiento global", explicó Danbolt Mojes.

"Miles de científicos y funcionarios de más de 100 países han colaborado para alcanzar una certeza más grande sobre la escala real de este calentamiento", detalló. Esa certeza creciente impactó incluso dentro de Estados Unidos, el país más contaminante del planeta y uno de los más reticentes a adoptar el Protocolo de Kyoto sobre la emisión de gases contaminantes. A diferencia de Bush, y tras la difusión de Una verdad incómoda , el 90% de los demócratas, el 80% de los independientes y el 60% de los republicanos apoyan tomar "medidas inmediatas" para afrontar el calentamiento global, algo impensado apenas un quinquenio atrás.

Sin sonreír, lo que quedó para su esposa, Tipper, parada a su izquierda, Gore anunció que destinará los 750.000 dólares que recibirá a la ONG que creó en 2006, Alianza para la Protección del Medio Ambiente. E insistió: "Este es el desafío más peligroso que jamás hemos enfrentado, pero también es la oportunidad más grande que hemos tenido para impulsar cambios".

Ya sin Gore en la sala de conferencias, su vocera, Kalee Kreider, reiteró que "no tiene intención de postularse para presidente en 2008", aun cuando hasta el ex mandatario Jimmy Carter desea que revea su decisión. "No creo que haya ninguna duda de que Al Gore es la persona más calificada para ser presidente de Estados Unidos", dijo, potenciando las especulaciones.

Crítico de Bush y de la guerra en Irak, Gore se suma a otros recientes ganadores del Nobel que enfrentaron a la Casa Blanca. A Carter, que lo ganó en 2002, se sumó en 2005 el Organismo Internacional de Energía Atómica y su director, Mohammed el-Baradei, que se opuso a la excusa de las armas de destrucción masiva para invadir Irak.

Pero Danbolt Mojes buscó diluir esa lectura. Planteó que no debe interpretarse como "una patada en la pierna a alguien", sino como un aliciente para todos.

Los ultimos ganadores

2006:

El Grameen Bank de Bangladesh y su fundador, Muhammad Yunus, por su incansable labor en pos de terminar la pobreza.

2005:

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y su director Mohamed El Baradei, diplomático de origen egipcio.

2004:

La ambientalista keniata Wangari Maathai.

2003:

Shirin Ebadi, abogada iraní defensora de los derechos humanos.

2002:

Jimmy Carter, ex presidente de Estados Unidos.

2001:

Naciones Unidas y Kofi Annan.

2000:

El presidente surcoreano Kim Dae-jung, por sus esfuerzos por la reconciliación con Corea del Norte.

1999:

La organización humanitaria Médicos Sin Fronteras.

1998:

Los dirigentes de Irlanda del Norte John Hume y David Trimble, por sus esfuerzos por encontrar una solución pacífica al conflicto irlandés.

1997:

La Campaña Internacional para la Prohibición de Minas Antipersonales (ICBL) y su coordinadora, Jody Williams.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.