Noruega: trenes manejados por el Estado, puntuales y que dan ganancias