Nueva embestida de Ecuador para limitar a la Relatoría

Correa retomó el plan para acotar al organismo de Libertad de Expresión de la OEA
(0)
4 de junio de 2014  

ASUNCIÓN.- La reforma de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de su Relatoría de Libertad de Expresión, impulsada vigorosamente por Ecuador, parecía un tema cerrado en la OEA. Sin embargo, el gobierno de Rafael Correa volvió a la carga y el tema se debatirá en estos días en la Asamblea General del organismo que se desarrolla en Paraguay.

Correa busca cambiar la sede de la CIDH, modificar su estatuto para limitar su autonomía e impedir que la Relatoría de Libertad de Expresión pueda conseguir fondos para operar. Además, contempla instalar en la Relatoría un código de conducta para que no pueda supervisar en libertad lo que ocurre en países como Venezuela o Ecuador.

El presidente ecuatoriano propuso retomar el proyecto de la reforma en reuniones de alto nivel realizadas en Galápagos y Haití, el mes pasado, gracias al apoyo de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y otras naciones de la región.

Algunas ONG de derechos humanos no ocultaron su malestar por la decisión de Correa, ya que creían que el proyecto estaba estancado y consideran que perjudicará el trabajo independiente de la CIDH.

La comisión, que es un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), se ocupa de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano, y sus críticas a las acciones u omisiones de los gobiernos en esta área provocaron el rechazo de algunos de ellos.

Los cambios planteados por Correa serán tratados en la 44a Asamblea General de la OEA, que comenzó ayer y se extenderá hasta mañana en Asunción.

Fuentes del organismo manifestaron su incomodidad, ya que si bien el tema formal de la Asamblea es la inclusión social, la resolución que presentará Ecuador para debilitar a la CIDH pasará a ser el verdadero objetivo de esta reunión.

En pocas palabras, lejos de dialogar sobre cómo superar la desigualdad y la pobreza, los cancilleres y sus asesores deberán debatir las propuestas ecuatorianas.

Correa ya intentó golpear a la CIDH y en particular a la Relatoría de Libertad de Expresión en varias oportunidades, pero se enfrentó a la clara oposición de Costa Rica, México, Panamá, Uruguay, Colombia y Chile.

Su último encontronazo fue por las medidas cautelares que la CIDH solicitó para tres personas condenadas en Ecuador por injuriar a Correa, que su gobierno no aceptó.

Ecuador retomó el tema de la reforma en un encuentro de cuatro cancilleres de la Unasur en las islas Galápagos el pasado 23 de mayo.

También lo impulsó en la IV Conferencia de Estados Parte del Pacto de San José, que tuvo lugar en Haití la semana pasada, la cual terminó con una declaración conjunta que recalca sus argumentos.

La declaración de Haití establece que la financiación de las relatorías, que son las áreas temáticas de la CIDH, debe ser "equilibrada" y quiere cambiar el sistema de donaciones. Según Correa, la Relatoría de Libertad de Expresión cuenta con más fondos que otras.

Ecuador también promueve el cambio de la sede de la CIDH, que está en Washington, como la OEA, con el argumento de que Estados Unidos no ha firmado la Convención Americana sobre Derechos Humanos, también llamada Pacto de San José. Haití se ofreció a ser la nueva sede de la Comisión.

Agencias EFE y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.