Nueva York estrena la estación de metro más cara del mundo, del polémico arquitecto español Santiago Calatrava