Nueva York se encamina a cerrar su año más seguro desde los 50