Nuevo estallido en El Cairo: un muerto y casi 700 heridos

Miles de manifestantes opositores a la junta militar chocaron con la policía en la plaza Tahrir
(0)
20 de noviembre de 2011  

EL CAIRO.- La violencia volvió a estallar ayer en el centro de El Cairo, donde los fuertes choques entre la policía y miles de personas que protestaban contra la junta militar que gobierna al país dejaron un muerto y por lo menos 676 heridos, y llenaron de interrogantes a la frágil transición egipcia.

Luego de los intensos enfrentamientos, los manifestantes lograron tomar el control de la emblemática plaza Tahrir, centro de la revolución que derrocó al presidente Hosni Mubarak, en febrero pasado.

Ante la gravedad de la situación, y cuando faltan sólo ocho días para las primeras elecciones legislativas luego del fin del régimen de Mubarak, el primer ministro egipcio, Essam Sharaf, realizó un llamado a los manifestantes para que dejen el lugar y reabran los accesos a la plaza Tahrir.

El muerto, identificado como Ahmed Mahmud, de 23 años, recibió una bala en el pecho, precisó un médico en la célebre plaza Tahrir. Los enfrentamientos dejaron además 676 heridos, declaró Mohamed Sherbini, vocero del Ministerio de Salud.

Brigadas de voluntarios -muchos con palos de madera y cubiertos con mascarillas para protegerse del efecto de los gases lacrimógenos- impedían anoche a los vehículos el acceso a la plaza, en la que después de los incidentes había una relativa calma. La policía, en tanto, se había retirado a las inmediaciones del Ministerio del Interior, a pocas cuadras de allí.

Los manifestantes lanzaron piedras contra la policía mientras gritaban contra la cúpula militar egipcia, según informaron testigos. La manifestación comenzó anteayer, con una huelga indefinida en protesta por lo que consideran un plan turbio de la cúpula militar para mantenerse en el poder.

Los manifestantes piden al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que traspase el poder a los civiles, como máximo, en mayo próximo.

Miles de egipcios, en su mayoría islamistas, se reunieron anteayer en la plaza Tahrir para exigir un calendario claro a la cúpula militar para que entregue el poder. También exigieron que el gobierno abandone una propuesta de enmienda de la Constitución, que daría a los militares poderes sobre el Parlamento.

Ayer, el viceprimer ministro egipcio, Ali al-Selmy, dijo que el comité que se encargará de redactar la nueva Constitución será sometido primero a la aprobación del Parlamento, que saldrá de los comicios que comienzan el próximo 28.

Batalla campal

La batalla campal se desencadenó cuando la policía desalojó ayer a varios familiares de las víctimas de la revolución que acampaban en el centro de la plaza. Según testigos, los primeros en retomar la plaza Tahrir fueron manifestantes muy jóvenes, algunos de ellos incluso menores de edad, a quienes luego se les sumaron centenares de opositores del gobierno de mayor edad. Muchos eran islamistas y salafistas, que llegaron a la plaza al grito de " Allah Akbar " (Dios es grande).

Hassan el-Guindy, un estudiante de 20 años, explicó que se enteró de los choques por la red social Facebook y que decidió sumarse a los manifestantes de inmediato.

"Debemos cambiar al mariscal [Mohamed Hussein Tantawi, jefe de la junta militar egipcia] para que las elecciones sean limpias, porque hay cosas que no han cambiado respecto del régimen anterior", se quejó El-Guindy.

Tal es el descontento por la gestión de la junta militar que muchos manifestantes aseguraron que no iban a abandonar la plaza en varios días.

"Esto va a ser un nuevo 25 de enero", señaló entusiasmado un vendedor de "remeras revolucionarias", Muhamad Mahmoud, que se escondió en un portal de la plaza durante el tiempo que duró la embestida policial.

Agencias AP, EFE y DPA

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.