El escenario. Obama, atrapado por el desborde de crisis globales