Los frentes de la Casa Blanca. Obama, cada vez más complicado por Afganistán