Lo que dejó la cumbre nuclear. Obama comienza a poner su sello en la política exterior