Obama declaró el estado de alerta en embajadas de EE.UU. tras los ataques