Sorpresivo giro del mandatario. Obama dio marcha atrás y no difundirá las fotos de torturas