Obama decretó seis días de duelo nacional por la matanza