Ocho grandes tecnológicas piden a Barack Obama que cambie su política de vigilancia