Ofensiva del ejército contra las FARC

(0)
29 de enero de 2002  

BOGOTA (EFE).- Las autoridades de Colombia se encontraban ayer en alerta máximo, manteniendo un estricto control sobre las principales rutas y puntos estratégicos del sudoeste del país, ante el "paro armado" ordenado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la región.

El paro afecta a los departamentos de Valle, Cauca y Nariño, donde los rebeldes prohibieron la circulación de vehículos y amenazaron de muerte a quien no lo respete.

En Cali, la segunda ciudad del país y la más importante de la zona, las autoridades prohibieron la venta y consumo de alcohol y el tránsito de motocicletas, además de suspender las clases en colegios y universidades.

En tanto, las fuerzas militares colombianas, criticadas por su supuesta pasividad, lanzaron ayer una nueva contraofensiva para detener la ola de violencia de los rebeldes, 27 de cuyos miembros murieron en tres diferentes combates en las últimas horas de ayer.

La ofensiva guerrillera, que ha provocado más de 110 muertos desde el 14 de enero último, ha generado una fuerte indignación en la ciudadanía y provocado zozobra en el proceso de paz que los rebeldes mantienen con el gobierno.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?