Ofensiva del presidente para despegarse del escándalo