Espionaje. Ofensiva diplomática de EE.UU. para atrapar al topo