Ola de ataques en Basora: 68 muertos

Cinco coches bomba estallaron durante la hora pico en la ciudad del sur de Irak; fallecieron 23 niños que iban al colegio
(0)
22 de abril de 2004  

BASORA, Irak (AP).- Por lo menos 68 personas, entre ellos 23 niños que iban a la escuela, murieron ayer en la sureña ciudad de Basora cuando atacantes suicidas detonaron en forma casi simultánea cinco vehículos cargados con explosivos frente a cuarteles de policía durante la hora pico y provocaron una verdadera masacre.

Las autoridades iraquíes responsabilizaron a la red terrorista Al-Qaeda por los ataques, los más sangrientos que se registraron en esta ciudad de mayoría chiita, bajo control británico, desde que comenzó la ocupación de Irak hace un año.

Los ataques también dejaron 200 heridos, 168 en estado crítico, y marcaron el regreso de la amenaza terrorista en momentos en que las fuerzas estadounidenses enfrentan un recrudecimiento de la violencia en todo el país que ha provocado serias grietas en la coalición.

Los atacantes suicidas detonaron simultáneamente cuatro autos con misiles y explosivos, poco después de las 7 (hora local), frente a los cuarteles policiales de Achaar, Basrah y Saudia, y a una academia de policía.

Una hora después, otro coche bomba explotó afuera de la academia de policía, ubicada en Zubair, en las afueras de Basora. Cada uno de los cinco coches bomba tenía un atacante suicida en su interior, según el gobernador de Basora, Wael Abdul-Latif.

El funcionario, que informó que entre los muertos había 23 niños y 9 policías, explicó que otros dos coches bomba fueron descubiertos antes de que explotaran. Abdul-Latif agregó que considera que los atentados "llevan la marca de Al-Qaeda", por la metodología: los ataques fueron realizados en forma casi simultánea durante la hora pico, cuando la gente iba a trabajar, a la escuela o al mercado.

Los iraquíes retiraron cadáveres chamuscados y despedazados de vehículos destruidos frente a la estación de policía Saudia, ubicada junto al mayor mercado callejero de la ciudad. Dos camionetas quedaron hechas añicos mientras pasaban frente a la estación Saudia: una transportaba pequeños al jardín de infantes y la otra llevaba niñas a la secundaria. Los cuerpos de los chicos, irreconocibles por las quemaduras, fueron llevados a las morgues y hospitales.

Entre los heridos en la academia de policía se encuentran cuatro militares británicos, dos de ellos en estado crítico, integrantes de la fuerza de 8700 soldados del Reino Unido que está a cargo de la parte sur de Irak.

Los ataques de ayer en Basora ocurrieron un día después de un atentado en la cárcel de Abu Gharib, en Bagdad, que dejó 22 muertos.

El ministro del Interior iraquí, Samir Shaker Mahmoud al-Sumeidi, culpó a "terroristas" por el ataque de ayer, y dijo que la ola de ataques fue similar a los atentados suicidas cometidos a principios de año contra kurdos en Erbil y contra chiitas en Kerbala, en los que murieron casi 300 personas en total y de los que se culpa a extremistas islámicos extranjeros.

Autoridades estadounidenses han señalado al extremista jordano Abu Musab al-Zarqawi, vinculado con Al-Qaeda, como responsable de los atentados del 2 de marzo en santuarios chiitas en Kerbala y Bagdad. Según los norteamericanos, Al-Zarqawi conspira para atacar sitios religiosos chiitas, para fomentar una guerra civil entre la mayoría musulmana chiita y la minoría sunnita de Irak.

Los ataques irrumpieron en momentos en que la atención estaba desviada hacia la insurgencia doméstica iraquí, con las tropas norteamericanas llevando adelante un gran cerco a la ciudad de Fallujah, controlada por la guerrilla sunnita, y contra una milicia radical chiita que lanzó revueltas en Najaf y otras ciudades del sur del país.

Aun mientras enfrentaban el levantamiento en la mayoría de las ciudades, las autoridades norteamericanas de la coalición advertían en los últimos días que los ataques terroristas continuaban siendo una amenaza y que la guerrilla podría tratar de lanzar un ataque "espectacular" al acercarse la fecha prevista para el traspaso de poder a los iraquíes, el próximo 30 de junio.

La creciente violencia ya ha debilitado a la coalición: en la última semana, España, Honduras y República Dominicana anunciaron que retirarán sus tropas inmediatamente. Nos se descarta que otros países, entre ellos Polonia y Tailandia, decidan seguir sus pasos en las próximas semanas.

Basora, de 2 millones de habitantes, ubicada 550 kilómetros al sur de Bagdad, había permanecido hasta el momento en una relativa calma con respecto a otras regiones víctimas de la violencia. A pesar de los ataques, el primer ministro británico Tony Blair dijo que no tenía planes de enviar más tropas a la ciudad.

En Fallujah, donde se registraron los combates más feroces este mes, una batalla de cuatro horas entre las fuerzas norteamericanas y la insurgencia, que dejó 20 iraquíes muertos, puso en peligro un acuerdo que busca lograr la paz en la ciudad.

Rehén muerto

  • BAGDAD (DPA).- El empresario danés secuestrado en Irak la semana pasada fue hallado muerto por las autoridades iraquíes, informó ayer la cancillería de Dinamarca. Henrik Frandsen, de 35 años, fue secuestrado en los alrededores de Bagdad el 11 de abril y asesinado al día siguiente. La noticia del hallazgo de su cuerpo fue dada a conocer a Copenhague sólo ayer, añadió la cancillería.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.