Oleoductos, la nueva arma de la geopolítica