Frente a las denuncias por corrupción. Olmert se aferra al poder y busca aliados