Ortega y Murillo, una pareja con poder total

Julia Ríos
(0)
24 de abril de 2018  

MANAGUA.- El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, un líder de la revolución de 1979 que levantó la bandera de los oprimidos, ha gobernado su país de la mano de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, con un poder casi absoluto, que ha sido desafiado por una nueva generación de jóvenes.

Él, un exguerrillero de 72 años admirador del Che Guevara; ella, una poetisa excéntrica de 66 años -ataviada con pulseras y pañuelos- que se ha convertido en el poder detrás del trono.

Estudiantes universitarios tomaron las calles en varias ciudades de Nicaragua desde el 18 de abril, con protestas que pusieron en entredicho el histórico control de las movilizaciones sociales que han tenido Ortega y su Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) los últimos 40 años.

Paradójicamente, Ortega desde la oposición (1990-2006) impulsó jornadas violentas de protesta con los sindicatos sandinistas para repudiar medidas económicas y arrancar concesiones a los gobiernos de turno.

"Conspiración de la derecha", proclamó sobre las protestas el mandatario, quien, junto a Murillo, encabeza un gobierno que ambos definen como "cristiano, socialista y solidario".

Ortega nació el 11 de noviembre de 1945 en el pueblo minero de La Libertad, en el seno de una familia católica, y de joven abandonó la universidad para integrarse a la lucha contra la dinastía de los Somoza. Gobernó por primera vez al frente de la Revolución Sandinista, que derrocó al régimen somocista en 1979, con apoyo de Cuba y la Unión Soviética, en medio de una guerra contra la guerrilla de los "contras", apoyados por Estados Unidos, un conflicto que dejó unos 35.000 muertos hasta 1990.

Tras perder las elecciones de 1990 ante Violeta Barrios de Chamorro, el exguerrillero marxista se despojó del uniforme verde olivo y adoptó la indumentaria de paisano como líder de la oposición.

Tras su retorno al poder, en 2007, se alió al empresariado, con el que ha cogobernado los últimos 11 años, en un modelo que llama de "diálogo y consenso", aunque ha excluido a otros sectores. Tras ser reelegido en 2011, gracias a una maniobra legal, Ortega dejó el poder prácticamente en manos de Murillo, su vocera oficial y a quien convirtió en su vicepresidenta en las elecciones de 2016. Los dos mantienen control férreo sobre todas las instituciones del Estado: el ejército, la policía, el Congreso y el tribunal electoral.

Hoy, la cara pública del gobierno es Murillo, madre de nueve hijos, siete de ellos de Ortega, y a quien personas allegadas le reconocen una gran capacidad de trabajo.

Ortega también tiene un hijo de una relación previa.

La vicepresidenta nació el 22 de julio de 1951 en Managua, donde se formó como educadora en la Universidad Autónoma de Managua. En su juventud integró un movimiento llamado Gradas, de artistas y poetas opuestos a la dictadura, antes de sumarse de lleno al FSLN en 1969, donde conoció a Ortega.

La poetisa Gioconda Belli, que fue su amiga en los años de lucha contra Somoza, la describe como "supersticiosa", encantadora y compleja.

Ella regaña a los funcionarios públicamente en sus alocuciones diarias, en las que informa del clima, sismos, erupciones volcánicas, el santoral del día y festividades religiosas en todo el país.

Tras el estallido de las protestas hace cinco días, Murillo se encargó de dar la cara por el gobierno en un principio, hasta que Ortega hizo el sábado pasado su primer pronunciamiento público.

Acusaciones

Ortega es el máximo líder del FSLN, al que se integró en 1963, y sus allegados lo describen como un hombre pragmático y un hábil político, cercano a los líderes de la izquierda latinoamericana, como Nicolás Maduro, Raúl Castro y Evo Morales.

Su imagen se deterioró tras las acusaciones de abuso sexual que le hizo en 1998 su hijastra Zoila América, actualmente exiliada en Costa Rica tras acusar a su madre (Murillo) de perseguirla políticamente.

Sus excompañeros de partido lo acusan de desvirtuar los ideales del sandinismo, de ejercer el poder de forma autoritaria y de nepotismo, al compartir el poder con su esposa, mientras sus ocho hijos son dueños o dirigen medios de comunicación oficialistas y algunos ocupan cargos públicos.

"En los 80, Ortega era parte de un proyecto de cambio revolucionario, ahora es un capitalista enamorado del poder, dedicado a acrecentar sus privilegios, su fortuna y la de los de su clase", comentó la exguerrillera Mónica Baltodano, que renunció al FSLN en 2000.

"Antes el poder era para la gente, hoy es para su familia y sus allegados. Defiende ese poder con los mismos instrumentos de la dictadura somocista: pactos con la oposición, lo más reaccionario de las jerarquías eclesiásticas y el gran capital", criticó Baltodano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.