Otorgan un pago millonario por una demanda a Cuba

Gustavo Villoldo, ex agente de la CIA, culpó a Fidel y al "Che" del suicidio de su padre en 1959
(0)
31 de mayo de 2009  

MIAMI.- Un juez de Florida concedió anteayer una compensación de 1179 millones de dólares a Gustavo Villoldo, ex agente cubano de la CIA (el servicio secreto estadounidense), que demandó al régimen de Fidel Castro, al que culpó del suicidio de su padre en 1959, según publicó ayer el diario estadounidense El Nuevo Herald . Se trata de la mayor compensación monetaria en un juicio civil contra el gobierno cubano.

Según la demanda civil presentada por el septuagenario Villoldo, la persecución y el acoso sufrido por su padre, de idéntico nombre, por parte del régimen de Castro en los primeros días del triunfo revolucionario lo llevaron al suicidio. El demandante implicó también a Ernesto "Che" Guevara, que habría interrogado a su padre horas antes de que éste se quitara la vida. Villoldo fue golpeado, privado de comida y amenazado reiteradamente con ser ejecutado.

"Lo que hicieron fue torturar a esa familia y desgarrarla", indicó el juez Peter Adrien al expresar su decisión favorable a Villoldo, quien como agente de la CIA estuvo involucrado en la captura del "Che" en las selvas bolivianas en 1967.

Con su fallo, el juez Adrien, del circuito de Miami-Dade, señaló que trataba de enviar una señal al gobierno cubano. "La evidencia [...] estableció que la conducta de los acusados llegó a tal nivel de depravación que ellos causaron que el señor Villoldo se quitara la vida", alegó el juez.

Villoldo padre poseía en Cuba una franquicia y un centro de distribución de la compañía automotriz estadounidense General Motors, que le reportaban una facturación anual de unos 15 millones de dólares. Además, era dueño de una granja de unas 13.000 hectáreas y de otras propiedades. El demandante alegó que el negocio de su padre fue intervenido por las autoridades revolucionarias cubanas en 1959, y acusó al "Che" de haber acosado y amenazado de muerte a su padre.

"Mi padre se convirtió en la sombra de lo que era. No valía para nada", declaró Villoldo, que se mostró satisfecho tras el fallo del juez. "La justicia ha prevalecido", declaró.

Según Jeremy Alters, abogado de Villoldo, el padre de su cliente fue conminado a elegir entre su fusilamiento o el de su hijo, y decidió quitarse la vida con una sobredosis de somníferos.

Tras la muerte de su padre, Gustavo Villoldo huyó a Miami y se enroló en el grupo de anticastristas que participó en la frustrada invasión de Bahía Cochinos, en 1961. Villoldo acabaría trabajando para la CIA, que había financiado esa operación militar fallida y persiguiendo el rastro del "Che" Guevara. En 1967, participó como agente en la captura del guerrillero argentino en Bolivia.

Según Villoldo, él personalmente supervisó el entierro de Guevara y le cortó el cabello, que mantuvo durante décadas.

Cobro del dinero

Villoldo y sus abogados tratarán ahora de cobrar el dinero concedido por el juez a través de las cuentas y activos del gobierno cubano congelados en instituciones financieras en todo el mundo, la mayor parte en una cuenta bancaria en Nueva York, que ya fue utilizada para pagar otras compensaciones millonarias.

La cuenta sirvió para abonar casi la mitad de la compensación de 187 millones de dólares a los familiares de tres víctimas del derribo, en 1996, de dos avionetas del grupo Hermanos al Rescate por un avión MiG cubano.

En abril del año pasado, un jurado de Miami-Dade concedió unos 253 millones de dólares de compensación a los hijos de Rafael del Pino Siero, que rompió con el régimen de Castro en 1959 y murió en la cárcel 18 años después.

Si bien el cobro podría demorar varios años, los abogados de Villoldo esperan recibir por lo menos 300 millones de dólares de esas cuentas congeladas, aunque pagos de compensaciones judiciales anteriores podrían haber vaciado la caja. "Vamos a usar todos nuestros recursos para cobrar esto", indicó el abogado Alters.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.