El escenario. Otra bomba que puede profundizar el desafío de los conservadores