Otra caravana de migrantes ingresa en territorio mexicano rumbo a Estados Unidos

Dos familias de migrantes intentaban cruzar hoy el río Bravo desde México hacia Estados Unidos antes de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza norteamericana
Dos familias de migrantes intentaban cruzar hoy el río Bravo desde México hacia Estados Unidos antes de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza norteamericana Fuente: Reuters
(0)
20 de febrero de 2019  • 18:20

CIUDAD DE MÉXICO.- Una nueva caravana de cerca de un millar de inmigrantes centroamericanos entró a México por la fuerza, burlando el cerco policial, a través del puente internacional Rodolfo Robles en la frontera con Guatemala, entre Tecún Umán y Ciudad Hidalgo.

El ingreso ocurre a un mes de que irrumpiera otro contingente de personas sin documentos, que huyen de la violencia de las maras (pandillas) y de la miseria en la región y, además, a cuatro meses del primer grupo organizado que partió el 12 de octubre pasado de San Pedro Sula, la ciudad más violenta de América Latina.

La irrupción de la nueva caravana pone en evidencia que el éxodo centroamericano hacia Estados Unidos no cesa a pesar de las condiciones cada vez más extremas de la política migratoria del presidente Donald Trump , alentado por la política de apertura del nuevo mandatario mexicano Andrés López Obrador.

Cada año se estima que entran a México con destino a Estados Unidos unos 400.000 extranjeros, no sólo centroamericanos, sino también sudamericanos, asiáticos e incluso africanos.

La diferencia ahora es que comienza a popularizarse la modalidad de los contingentes organizados que permiten brindar más seguridad a los migrantes, los cuales cuando viajan solos suelen ser objeto de extorsiones, secuestros e incluso asesinatos por parte del propio crimen organizado.

La última caravana que llegó al país, formada por unos 1700 centroamericanos, aunque otros 12.000 consiguieron un visado mexicano por motivos humanitarios, consiguió llegar al estado norteño de Coahuila.

Algunos de sus miembros han regresado voluntariamente, han sido deportados o han pasado de forma clandestina a través del río Bravo, donde fueron inmediatamente detenidos por la Patrulla Migratoria. Los centroamericanos que pudieron entrar a México por la fuerza esperaban primero a ser atendidos para recibir una tarjeta de entrada pero funcionarios del Instituto Nacional de Migración les indicaron que el programa había concluido.

Por lo tanto, los centroamericanos se organizaron y decidieron avanzar a territorio nacional, a pesar de que había un grupo de agentes federales que les impedían el paso.

Cuando la situación amenazaba con tornarse muy ríspida, los uniformados optaron por abrir las compuertas para que ingresaran.

Algunas versiones hablan de que durante el forcejeo un migrante murió presuntamente de una convulsión que sufrió pues aparentemente sufría de epilepsia.

El contingente avanzaba hoy hacia Tapachula, la ciudad más grande de la frontera sur del país, en el estado sureño de Chiapas, luego que la Policía Federal y el INM trataron de frenarla en el municipio de Frontera Hidalgo.

Los inmigrantes reaccionaron apedreando a los agentes y varios vehículos resultaron dañados mientras al menos dos decenas de foráneos fueron detenido, en tanto que el resto siguió su camino.

Los contingentes de unos 10.000 centroamericanos que arribaron desde octubre consiguieron llegar a la ciudad norteña de Tijuana, estado de Baja California, donde permanecieron varias semanas.

Sin embargo, con el paso del tiempo y en medio de una serie de vicisitudes, entre ellas acciones racistas de residentes locales, algunos regresaron voluntariamente a sus países, otros fueron deportados, otros más ingresaron por la fuerza saltando el cerco y fueron detenidos y los menos llegaron clandestinamente por rutas peligrosas.

En el caso de los migrantes que llegaron hace un mes, y se hallaban sobre todo en la ciudad de Piedras Negras, algunos cruzaron el río Bravo, frontera natural con Estados Unidos y fueron detenidos y otros obtuvieron visados humanitarios.

El último grupo que quedaba partió ayer hacia varios estados del norte del país, entre ellos Nuevo León, para buscar un empleo después de obtener permisos del gobierno mexicano.

Agencia ANSA

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.