El escenario. Otra difícil prueba para la política exterior de Obama