Se le abre un nuevo frente al Eliseo. Otra pesadilla para Sarkozy: Al-Qaeda