Tras la muerte de Rehnquist. Otra vacante en la Corte Suprema abre una batalla política