Otra vez el horror y la indignación: EI decapitó ahora a un rehén británico