Otro ataque suicida en Chechenia dejó más de 14 muertos

Dos mujeres fueron las autoras
(0)
15 de mayo de 2003  

MOSCU (EFE).- Con su segundo atentado suicida en menos de 48 horas, que dejó más de 14 muertos, la guerrilla islámica de Chechenia lanzó ayer un nuevo desafío a los planes de "arreglo político" elaborados por el Kremlin para la república separatista.

El ataque, similar al perpetrado el lunes pasado, fue realizado por dos mujeres durante una celebración a la que asistían miembros del gobierno interino implantado por Moscú en Grozny.

Según testigos, las terroristas activaron cargas explosivas adosadas a sus cuerpos durante un festejo en la localidad de Ilasjan-Yurt, 40 kilómetros al este de la capital chechena. Unos 15.000 musulmanes se habían congregado en el lugar para celebrar la fiesta del aniversario del profeta Mahoma.

El jefe de la administración pro rusa, Akhmad Kadyrov, probable blanco del atentado, salió ileso del ataque, pese a que se produjo a pocos metros del lugar donde se encontraba junto al muftí supremo de Chechenia, Akhmad Shamayev.

Los testigos dijeron además que las mujeres se dirigieron hacia Kadyrov después de la oración, que hombres y mujeres realizan por separado, pero fueron detenidas por los guardaespaldas del dirigente. En ese momento, las terroristas activaron los cinturones explosivos.

Tras el atentado, fuentes chechenas y rusas ubicaron en 30 el número de muertos y en 150 los heridos, 50 de gravedad, pero luego desmintieron la información y afirmaron que murieron por lo menos 14 personas, incluidas las suicidas, y que la cifra de heridos era de 145.

El lunes, tres suicidas, dos hombres y una mujer, cometieron otro ataque en Znamenskoye, 60 kilómetros al noroeste de Grozny, donde murieron 59 personas y otras 200 resultaron heridas. Los atacantes detonaron un camión cargado con una tonelada de explosivos junto a la sede del gobierno local y destruyeron una decena de edificios.

Revés para el Kremlin

Ambos ataques representan un duro golpe para el plan de arreglo político anunciado por el Kremlin para la república tras la primera guerra (1994-1996) y la actual, que pronto cumplirá cuatro años.

El Kremlin, sin embargo, se niega a calificar como una guerra el conflicto de Chechenia -en el que según diversas fuentes murieron entre 30.000 y 100.000 personas, en su mayoría civiles- y prefiere presentarlo en cambio como un episodio más en la campaña internacional contra el terrorismo.

De hecho, el presidente ruso, Vladimir Putin, comparó el atentado del lunes en Chechenia con los del día siguiente en Arabia Saudita e instó a combatir el terrorismo internacional.

"Todos estos atentados llevan la misma firma, y las consecuencias son también similares", dijo Putin, y añadió que el ataque de Znamenskoye "es un intento de fuerzas destructivas de cerrar al pueblo checheno el camino hacia la paz".

El presidente ruso tiene previsto presentar mañana su mensaje anual sobre el Estado de la Nación, un discurso en el que se espera que destaque como un paso decisivo hacia la paz el referéndum celebrado en Chechenia en marzo pasado.

Durante la consulta, criticada por organizaciones de derechos humanos por la falta de seguridad, un 96% de los chechenos, según informó el Kremlin, apoyó una nueva Constitución, que proclama a la república "parte inalienable" de Rusia.

Aprueban un acuerdo con EE.UU.

  • MOSCU (AP).- En un intento por mejorar los vínculos con Estados Unidos, la cámara baja del Parlamento ruso ratificó ayer un tratado que reduce en dos tercios los arsenales nucleares de ambos países. Después de debatir el tratado a puertas cerradas, la Cámara baja -la Duma- lo aprobó por 294 votos a 134. El Senado estadounidense aprobó el acuerdo en marzo pasado, pero la Duma había postergado el voto por su oposición a la invasión de Irak. La Cámara alta debe todavía aprobar el tratado.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.