Tras la confesión de un poderoso lobbista. Otro escándalo de corrupción sacude a Washington