En Ucrania. Otro periodista que arroja su calzado