Otro revés para Boris: la Corte dejó sin efecto el cierre del Parlamento

El alto tribunal calificó la medida de "ilegal y nula" y ordenó que se reanude la actividad parlamentaria
El alto tribunal calificó la medida de "ilegal y nula" y ordenó que se reanude la actividad parlamentaria Fuente: AFP
Luisa Corradini
(0)
25 de septiembre de 2019  

PARÍS.- En un histórico y ejemplar gesto de independencia jurídica y respeto de la democracia, los 11 jueces de la Corte Suprema de Gran Bretaña infligieron ayer una monumental derrota al primer ministro Boris Johnson: por unanimidad, fallaron que su decisión de suspender el Parlamento durante cinco semanas, hasta el 14 de octubre, fue "ilegal, nula y sin efecto".

"El efecto sobre los fundamentos de la democracia fue extremo", señaló lady Hale, presidenta de la Alta Corte, al leer su veredicto, que condenó la voluntad (no expresada) del primer ministro de evitar que el Parlamento obstaculizara sus planes de dejar la Unión Europea (UE) sin acuerdo ( no deal).

"El Parlamento nunca fue suspendido", declaró la Corte, que ordenó a los diputados que vuelvan a sesionar "lo antes posible". La Cámara de los Comunes retomará sus trabajos a partir de las 11.30 (hora de Londres) de hoy, en un ambiente que se anuncia eléctrico.

Vestida con estricto tailleur negro e imponente broche de una araña de diamantes en el hombro izquierdo, lady Hale leyó con voz calma y firme una decisión que para el primer ministro británico no podía ser peor.

A juicio de la Corte, los consejos prodigados por Johnson a la reina Isabel II para que lo autorizara a suspender el Parlamento en un momento de intensos debates sobre el Brexit fueron igualmente "ilegales, nulos y sin efecto". Sin acusarlo directamente de haber mentido a la soberana, el fallo colocó al jefe del gobierno en una posición extremadamente delicada frente a la monarca.

El veredicto, pronunciado con la fuerza inesperada de la unanimidad, es una gigantesca reprobación para Boris Johnson, que se enteró a las 5.30 de la mañana en Nueva York, donde participaba en la Asamblea General de la ONU.

Tal como había anunciado la semana pasada, afirmó que "respetará" la decisión, aun cuando esté "totalmente en desacuerdo" con ella.

"Proseguiremos con el discurso de la reina el 14 de octubre" (que debe detallar la agenda política del gobierno después de una suspensión parlamentaria)", dijo. "Y saldremos de la Unión Europea antes del 31 de octubre", afirmó.

A pesar de una infinidad de voces que piden su renuncia, Johnson no parece tener intenciones de dejar el poder.

Durante su discurso en Nueva York, el primer ministro expresó su "rechazo a ser disuadido" de proseguir con "una excitante y dinámica agenda doméstica" y que, para lograrlo, necesita el discurso de la reina. El veredicto de la Corte no impide al gobierno imponer una nueva prórroga parlamentaria con el fin de organizar ese discurso, a condición de que no obstaculice el trabajo del Parlamento "sin justificación razonable".

Después de felicitar la decisión de la Corte, el speaker (presidente) de la Cámara de los Comunes, el conservador John Bercow, dejó ayer entender que podría autorizar nuevamente a los diputados a tomar el control de la agenda gubernamental en lo que concierne al Brexit.

La reanudación de la sesión parlamentaria se anuncia extremadamente peligrosa para Johnson. Visiblemente dispuesto a aprovechar la situación, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, adelantó el discurso que debía pronunciar en la asamblea anual de su partido para volver a Londres. Como él, los líderes del Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) y los liberales demócratas también pidieron al primer ministro que deje el poder.

Corbyn podría aprovechar la fragilidad de Johnson para lanzar una moción de censura. Si triunfara, cada partido -incluidos los conservadores en el poder- tendría la posibilidad de presentar un nuevo equipo de gobierno para dirigir el país, a condición de obtener un voto de confianza de una mayoría de los Comunes en los 14 días siguientes a la caída del gobierno. Si nadie lo logra, Gran Bretaña debe ir automáticamente a elecciones legislativas anticipadas.

Por el momento, nadie sabe cómo hará el primer ministro para respetar el veredicto de la Corte y, al mismo tiempo, mantenerse en el poder. En todo caso, Johnson adelantó anoche su retorno a Londres y debería hablar hoy ante la Cámara de los Comunes.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.