Oviedo declaró con chaleco antibalas

Fue su primer interrogatorio en Brasil
(0)
25 de agosto de 2000  

BRASILIA (ANSA).- En sus primeras declaraciones ante la justicia brasileña, el ex general paraguayo Lino César Oviedo negó ayer haber ingresado en Brasil con documentos falsos, al tiempo que confirmó el uso de varios teléfonos celulares y la portación de armas ante las amenazas contra su vida.

"En este juicio sólo debo responder a la acusación de que tenía un documento falso. No me interprete mal, pero soy muy conocido y si hiciese un documento falso tendría que hacerme otra cara", respondió Oviedo, protegido por un chaleco antibalas, al ministro juez del XII Juzgado Federal de Brasilia, Marcus Reis.

En el día en que se confirmaba en Paraguay el triunfo de Julio César Franco en las elecciones para vicepresidente -candidato apoyado por los oviedistas-, el ex general golpista, que llegó y permaneció en el tribunal fuertemente escoltado, no proporcionó nuevos detalles sobre su actividad antes de su detención. Oviedo también expresó su agrado de estar en manos de la justicia de Brasil, "que no es politizada ni corrupta como la de Paraguay", recalcó.

Pedido de extradición

El gobierno paraguayo pretende la extradición de Oviedo, que fue detenido en la ciudad fronteriza de Foz de Iguazú en junio último, para juzgarlo por la autoría intelectual del asesinato del vicepresidente Luis María Argaña, en 1999. Oviedo también fue condenado por tentativa de golpe contra el ex presidente paraguayo Juan Carlos Wasmosy, en 1996.

Asimismo, el ex general paraguayo es acusado de enriquecimiento con el tráfico de drogas, contrabando de armas entre Paraguay y Brasil y lavado de dinero por operaciones ilícitas.

El interrogatorio antecede a una serie de interpelaciones, aún sin fecha definida, a las que será sometido por el Tribunal Supremo de Justicia, que examina el pedido de extradición formulado por Paraguay.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?