Pago récord de la Iglesia por un caso de abuso

Para evitar una demanda judicial
(0)
22 de agosto de 2001  

LOS ANGELES.- La Iglesia Católica pagó la cifra récord de 5,2 millones de dólares para evitar la demanda de un norteamericano que acusó a un prominente miembro de la diócesis del condado de Orange, apodado "Padre Hollywood", de acosarlo sexualmente cuando era niño.

Ryan DiMaría acordó, extrajudicialmente, desistir de su demanda por abuso sexual contra el padre Michael A. Harris a cambio de la millonaria suma, que será pagada por las diócesis de Los Angeles y del condado de Orange. Expertos legales definieron el pago como la mayor cantidad concedida a una sola persona en este tipo de demanda en la historia de la Iglesia Católica.

El juez de la Corte Superior del condado de Orange, James Gray, que aprobó el acuerdo, ordenó a los representantes de la diócesis local, donde presuntamente ocurrió el incidente, y a los de la arquidiócesis de Los Angeles Ñque supuestamente conocían el hecho y no lo informaronÑ que pidieran disculpas a Ryan DiMaría. También deberán disculparse ante otros cuatro hombres que atestiguaron en el caso y que dijeron haber sido objeto de abusos sexuales por el padre Harris.

En su demanda, DiMaría, un abogado que actualmente tiene 28 años, acusó a Harris de haber abusado sexualmente de él en dos ocasiones en 1991, pero afirmó que sólo se lo dijo a su familia cinco años más tarde.

DiMaría afirmó que durante su juventud tuvo que luchar durante muchos años contra una depresión profunda y pensamientos suicidas como consecuencia del incidente.

"Padre Hollywood"

Harris, un ex director de dos escuelas secundarias católicas hasta que fue colocado en tareas administrativas en 1994, negó haber cometido delito alguno. Apodado "Padre Hollywood" por su belleza y carisma, Harris aceptó, en el acuerdo, solicitar al Vaticano permiso para retirarse del sacerdocio.

El obispo del condado Orange, Tod Brown, divulgó un comunicado en el que expresó "su profunda pena" y alabó el coraje de los cinco hombres al informar del abuso sexual al que fueron presuntamente sometidos.

Los fiscales exigieron también cambios radicales en la forma en que la Iglesia en el sur del Estado de California maneja las acusaciones de abuso sexual contra sus sacerdotes.

El nuevo esquema incluye un estricto cumplimiento de "no confraternizar" fuera de las horas de estudio en las escuelas religiosas, una política de acción inmediata contra los sacerdotes que molesten a niños y mayor supervisión de los clérigos y maestros. También prevé una mayor ayuda a las víctimas de abusos sexuales.

La suma que será entregada a DiMaría es la mayor pagada por la Iglesia a una persona por demanda de abuso sexual a manos de alguno de sus miembros. En 1997, un jurado de Dallas ordenó a la diócesis local otorgar 119 millones de dólares a 11 hombres que habrían sido acosados cuando eran monaguillos; las partes acordaron más tarde que el pago se reduciría a 23 millones de dólares.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?