Palestinos prometen una gran venganza

Las principales organizaciones de resistencia a Israel se mostraron unidas y amenazaron también a los Estados Unidos
Las principales organizaciones de resistencia a Israel se mostraron unidas y amenazaron también a los Estados Unidos
(0)
29 de agosto de 2001  

RAMALLAH, Cisjordania.- Al menos 50.000 palestinos salieron ayer a las calles para participar del multitudinario funeral del líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), Abú Alí Mustafá, asesinado anteayer en un ataque misilístico. Mientras tanto, crecía el temor en Israel después de que las organizaciones palestinas que llevan adelante la intifada (resistencia) juraron que llevarán a cabo una "gran venganza" por la muerte del alto dirigente palestino.

La espiral de violencia se completó ayer cuando las fuerzas israelíes ocuparon con sus tanques la ciudad cisjordana de Beit Jala y permanecieron en esa región aledaña a Jerusalén, en medio de fuertes críticas, incluso de los Estados Unidos.

La despedida a Mustafá fue acompañada por una multitud que desfiló por la calles de esta ciudad. El funeral sirvió para mostrar a todas las organizaciones de la resistencia palestina unidas tras el objetivo de vengar la muerte del jefe del FPLP, el más alto dirigente palestino asesinado por Israel en más de una década.

Las amenazas de venganza contra Israel también alcanzaron a los Estados Unidos y se hicieron oír en toda la región.

El FPLP pidió explícitamente a los árabes que "golpeen los intereses estadounidenses" para vengar la muerte de Mustafá. Según esa organización, "los Estados Unidos participarán (junto a Israel) del exterminio del pueblo palestino", por lo cual "son el principal enemigo de los árabes y de los palestinos".

En el Líbano, tanto en Beirut como en los doce campamentos palestinos que hay en el país donde viven unos 400.000 refugiados, se celebraron funerales y manifestaciones por Mustafá, y hubo juramentos de venganza contra los dos países.

La sangre de Mustafá "no será olvidada y pronto nos vengaremos", dijo el representante de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) en el Líbano, Sultán Abul Aynan.

La jornada de luto se vivió del mismo modo en Jordania. Miles de ciudadanos locales y palestinos criticaron la "inactividad" de los países árabes ante los "crímenes israelíes", y pidieron declarar la "Yihad" o "guerra santa" contra Israel.

Como en otras ocasiones, creció ayer el temor a que el conflicto en Medio Oriente alcance objetivos en otros países.

Apoyo a los ataques suicidas

En tal sentido, en Italia, la policía desactivó ayer un artefacto explosivo encontrado junto a la sede del consulado de los Estados Unidos en Florencia. Junto al paquete había una frase apoyando la intifada palestina.

Pese a que el FPLP formaba parte de las organizaciones islámicas que se oponían a las negociaciones con Israel que impulsaba la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el líder de esa entidad,Yasser Arafat, convirtió ayer su despacho de Gaza en una suerte de capilla ardiente y recibió a personalidades de todos los sectores para mostrar sus condolencias.

Por otra parte, un sondeo difundido ayer por el Centro Palestino de Opinión Pública indicó que el 81 por ciento de los palestinos está en favor de los ataques suicidas contra Israel mientras ese país mantenga el bloqueo a los habitantes de Cisjordania y Gaza, y siga cometiendo "asesinatos selectivos", como el de Alí Mustafá.

Al bloqueo se añadió en la madrugada de ayer la invasión por las fuerzas militares israelíes del pueblo palestino de Beit Jala, bajo control de la ANP, la mayoría de cuyos 18.000 habitantes evacuaron sus hogares.

La incursión de los tanques israelíes fue una respuesta a los ataques que recibía el asentamiento israelí de Gilo, en las afueras de Jerusalén.

Las tropas israelíes han ocupado anteriormente otras poblaciones palestinas por poco tiempo, pero esta vez permanecieron en Beit Jala buena parte del día y las autoridades israelíes advirtieron que sus fuerzas seguirán allí mientras sea necesario.

En tal sentido, el jefe de operaciones israelí, coronel Isaac Guershon, dijo que no sabe por cuánto tiempo permanecerán sus tropas en el pueblo, aunque indicó que será "hasta asegurarnos de que no vuelvan a disparar contra Gilo", el barrio-asentamiento judío del sur de Jerusalén.

En referencia a la ocupación israelí de Beit Jala, el Departamento de Estado de los Estados Unidos reclamó a Israel que retire sus fuerzas de esa localidad autónoma, al estimar que su presencia allí "agrava las cosas". Pese a las advertencias, tanques israelíes ingresaron por la tarde en un campo de refugiados palestinos en la Franja de Gaza cerca de la colonia judía de Kfar Darom.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.