Para criticar a Hillary Clinton, los republicanos hasta invocan a Lucifer