Para EE.UU., hay pruebas en contra de Arafat

Lo vinculan con el tráfico de armas
(0)
28 de enero de 2002  

JERUSALEN.- El segundo atentado suicida en Jerusalén apenas unas horas después que Estados Unidos lanzara otra severa advertencia a Yasser Arafat y la acusación directa de Washington sobre su responsabilidad en el contrabando de armas proveniente de Irán amenaza con provocar un aislamiento aún mayor del líder palestino, bajo virtual arresto domiciliario en Ramallah desde el 3 de diciembre.

En otra muestra de cómo la administración de George W. Bush está perdiendo la paciencia con el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), el vicepresidente norteamericano, Richard Cheney, lo implicó directamente con el contrabando de armas iraníes detectado en el carguero Karim A.

“La Autoridad Palestina, Yasser Arafat y gente clave que lo rodea, están trabajando ahora con Irán y con Hezbollah, que claramente es una de las organizaciones terroristas más importantes”, acusó Cheney. “Hemos visto pruebas de su implicación en este esfuerzo por importar 50 toneladas de armas”, dijo Cheney, y agregó que esto “provoca serias preguntas sobre si Arafat está realmente interesado en avanzar en el proceso de paz”.

Según el diario The Washington Post, varios miembros de la oficina del vicepresidente están presionando por un aislamiento diplomático de Arafat, algo que ya sucedió durante la época en que Cheney era secretario de Defensa, durante la presidencia de George Bush padre. Si bien en la entrevista de ayer Cheney evitó responder si los Estados Unidos le dieron un plazo al líder palestino para que actúe contra el terrorismo, indicó que Arafat “sabe lo que tiene que hacer si quiere ser tomado en serio”.

“Hemos sido muy claros en nuestras comunicaciones con Arafat”, sostuvo el vicepresidente, en una de sus escasas apariciones en público tras los atentados del 11 de septiembre, e insistió en que Arafat “debe intentar acabar de forma agresiva con la infraestructura de las organizaciones terroristas”.

Capo de la mafia

Las críticas al líder palestino también llegaron del enviado norteamericano para la región, Anthony Zinni, cuya presencia en Medio Oriente sigue exigiendo el propio Arafat. En una cena privada en Washington, el fin de semana, Zinni habría calificado a la Autoridad Palestina de “mafia” y a su presidente de “mafioso”, según publicó ayer el diario israelí Maariv.

Zinni utilizó el idioma de su país de origen, el italiano, para hablar de Arafat, refiriéndose a él como “capo di tuti capi”.

El mediador norteamericano también criticó a Mohamed Dahlan y Jibril Rajub, jefes de la Seguridad Preventiva Palestina en la Franja de Gaza y en Cisjordania, a quienes habría calificado de “padrinos mafiosos”. “El primero cuenta los muertos y el segundo las armas”, habría dicho Zinni.

El primero en indicar un cambio en la actitud de los Estados Unidos con Arafat fue el propio Bush, que el viernes acusó al líder palestino de “reforzar” el terror y se declaró “muy decepcionado” con él.

Hasta ahora, los países que más han mostrado su apoyo al aislado líder palestino son Egipto, Jordania y Arabia Saudita. Tras condenar el atentado y declarar la “repugnancia contra el terrorismo”, los tres países responsabilizaron a Israel por el rebrote de la violencia y pidieron al ejército israelí que levante el aislamiento de Arafat.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?