Para EE.UU., hay pruebas en contra de Arafat