Para el FMI, ningún país estará exento de los "duros" efectos de la crisis