El escenario. Para el Pentágono, la ofensiva militar tiene enormes riesgos