Para evitar divisiones, la UE tendrá su propia doctrina de seguridad

Busca estar en pie de igualdad con EE.UU.
(0)
4 de mayo de 2003  

KASTELLORIZO, Grecia.- Los cancilleres de los Quince decidieron ayer que la Unión Europea ponga en marcha una verdadera doctrina de seguridad y defensa que le permita hablar con una sola voz, actuar en pie de igualdad con Estados Unidos y combatir el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, incluso sin excluir la fuerza como último recurso.

Con la búsqueda de una estrategia común se tratará de evitar en el futuro severos enfrentamientos diplomáticos como los surgidos entre los países europeos frente a la crisis de Irak.

En esa nueva doctrina, la UE no descartará el uso de la fuerza como último recurso para hacer frente a amenazas y nuevos desafíos de seguridad, según anunció el jefe de la diplomacia griega, Yorgos Papandreu, al término de la reunión informal de los ministros de Relaciones Exteriores de la UE y de los diez futuros miembros.

Los ministros analizaron la posibilidad de que la UE se dote de una estrategia para el uso de la fuerza en caso de que "fracasen los esfuerzos pacíficos", según dijo Papandreu.

Pero los Quince debatieron además alternativas potenciales al uso preventivo de la fuerza contra países que representan una amenaza para la seguridad internacional, incluido el reforzamiento de los foros multilaterales y de los procesos de verificación de armamento y la confiscación de activos.

"Hoy hemos decido dotarnos de un concepto europeo de seguridad, es decir, de una verdadera doctrina de defensa europea", afirmó Papandreu.

Los Quince dieron el mandato al Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, para que "elabore un documento con la unidad de planificación estratégica que será presentado a los ministros en junio y a los líderes en la cumbre de Salónica", explicó.

El concepto europeo de seguridad deberá englobar la posición de la UE para combatir el terrorismo y la proliferación de las armas de destrucción masiva, así como políticas ya existentes en materia de desarrollo, asistencia a terceros países y el restablecimiento de regímenes democráticos, explicó el anfitrión.

"Con este nuevo concepto de seguridad -señaló-, vamos a intentar responder a las preocupaciones expresadas por los Estados miembros.

"Si queremos tener un verdadero debate de fondo con los estadounidenses es necesario, como condición previa, que la UE sepa cuáles son nuestras prioridades", enfatizó.

Varios de los más importantes jefes de Estado de la UE estiman que Europa debe convertirse en un contrapeso del enorme poder militar, económico y político de Estados Unidos para evitar así la hegemonía de éste en el orden mundial. La doctrina de seguridad les podría permitir a los miembros de la UE unificar sus políticas, frecuentemente opuestas entre sí; en el futuro, la nueva estrategia también sería la base de una fuerza militar conjunta que aleje a Europa de su dependencia de Estados Unidos y de la OTAN en temas de defensa.

Una sola voz

Por su parte, Solana subrayó que elaborará un documento para "analizar la futura estrategia de la UE dada la nueva situación del mundo". Con esta decisión, "la UE es hoy más fuerte que hace dos días", añadió.

Según Papandreu, "hay un consenso de que necesitamos hablar con una sola voz en la escena internacional, bien sea con Estados Unidos, Rusia, China o las Naciones Unidas". Según el titular griego, en la futura estrategia de seguridad, la UE no excluirá el uso de la fuerza como último recurso.

Con la guerra de Irak y las divisiones que ésta trajo en el continente aún frescas en la mente de todos, Papandreu se preguntó si Europa ha hecho lo suficiente para proteger a los ciudadanos de amenazas externas en un mundo de peligros nuevos.

"Es una amenaza muy real en un mundo de Estados con globalización irresponsable, profundas desigualdades globales, fanatismo, terrorismo y proliferación de armas de destrucción masiva", dijo Papandreu, cuyo país preside la UE. "La seguridad social de Europa ha sido forzada a través del pago a terceros (Estados Unidos) para nuestra seguridad militar", dijo en referencia a la OTAN.

Responsables oficiales de la UE temen que Estados Unidos esté deliberadamente enfrentando entre sí a los países de la UE y promoviendo rupturas en el bloque. La división del secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, entre la "vieja" y la "nueva" Europa en la crisis de Irak fue el ejemplo más notorio. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Joschka Fischer, dijo que es posible desarrollar una estrategia europea de seguridad para el siglo XXI, pero evadió aludir a cuestiones relativas al uso de la fuerza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.