Para evitar protestas, China limita a la prensa