Para Francisco y Ban Ki-moon, luchar contra el cambio climático es "una cuestión moral"