Para las coronas británica y noruega, un mal balance: sufrieron su annus horribilis