Para Ucrania, el uso de la fuerza es inadmisible