Paraliza a Francia la falta de combustible