Partisanos, los rostros de otra Europa