Pasajeros en ropa interior inundaron los subtes del mundo