La caída del petróleo volvió a arrastrar a las bolsas de Asia