Piden el fin de los subsidios al agro

Los mandatarios de la región llamaron a los países más ricos a abrir sus mercados
(0)
25 de mayo de 2003  

CUZCO.- Al finalizar dos días de deliberaciones en esta histórica ciudad peruana, los presidentes de los países del Grupo Río instaron ayer a las naciones desarrolladas a permitir que las naciones latinoamericanas accedan a todos los beneficios de la globalización para poder, así, asegurar la democracia y la gobernabilidad.

El presidente de Brasil, Luiz Lula Da Silva -el más fuerte impulsor del reclamo- anunció que llevará la posición del Grupo Río a la reunión del Grupo de los Ocho (G8) -los países más industrializados del mundo-, en Francia, la semana próxima, en oposición a los subsidios agrícolas y en demanda de mejores condiciones para las exportaciones de América latina y el Caribe.

En la clausura de la XVII Cumbre Presidencial, y como nuevo titular del foro creado en 1986, Da Silva enfatizó: "No podemos aceptar los subsidios agrícolas millonarios, las medidas comerciales arbitrarias y el proteccionismo, que nos roban mercados y nos impiden recoger los frutos de nuestro trabajo".

Junto al presidente de México, Vicente Fox, Lula representará a la región en la cumbre del G8, que tendrá lugar en Francia, la semana próxima.

El documento final aprobado en la Cumbre -el foro de concertación política más importante de América latina- denunció el aumento y la agudización de la pobreza en la región y advirtió que este fenómeno representa "una amenaza fundamental a la gobernabilidad democrática" y produce un "deterioro en la estabilidad de sus instituciones y de la paz social".

La ONU y Colombia

El acuerdo, denominado Consenso de Cuzco, fue suscripto por los presidentes y representantes de los diecinueve países del grupo. En materia política, pese a constatar que América latina experimenta "el proceso de democratización más extenso y profundo de su historia", admite que esa tendencia necesita fortalecerse y consolidarse.

Para conseguirlo es esencial realizar reformas estructurales tanto en la administración pública como en los partidos políticos, que deben iniciar un diálogo con la sociedad civil y mostrar un mayor rigor democrático en la elección de sus miembros, así como lograr más autonomía respecto de los poderes económicos, indica la declaración.

La gobernabilidad también se alcanzará con la creación de mecanismos financieros que permitan captar recursos, manifiesta el texto.

Además, los presidentes latinoamericanos confirmaron que solicitarán a la ONU que interceda en el conflicto interno de Colombia para lograr una salida pacífica. El grupo pidió al secretario general Kofi Annan que exhorte "a los movimientos guerrilleros a firmar un acuerdo de cese de hostilidades y a entrar en un dialogo abierto y transparente" con las autoridades colombianas, "a través de un cronograma de plazos discutido por las partes", con el fin de alcanzar "una solución pacífica y definitiva" a la situación.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.