El devastador sismo. Pierden a su único hijo miles de chinos